25.9.13

La Gran Mentira - Enciclopedia de las canciones

Prólogo - Alerta, pon toda tu atención, tus cinco sentidos y si tienes más pues también. Un timbre, una recepción, un conserje que te mira raro. Un equipaje perdido, una mala noche. Invéntate una excusa y adéntrate en La Gran Mentira.

La + turbación de Dalí - Las mejores discusiones son las que se realizan en un sofá. En este caso nuestros dos protagonistas "Él" y "Ella" están viendo basura en la televisión, se sienten miembros de la parrilla televisiva y creen que pueden cambiarla en el momento que decidan. Creen que el mando a distancia tiene poderes. Por desgracia el amor se ha perdido en la rutina que supone el Prime Time. Al final comprenden que todo está hecho, que todos los cuadros que se tenían que pintar ya los hizo Dalí plasmando miles de firmas en hojas cuadriculadas.

¡Reina! - Cuando heredamos y mantenemos instituciones "centenarias" o "milenarias" nos creemos que no somos capaces de mantener los puños bien firmes. El republicano se siente marginado en su lucha, mientras el tonto lee la prensa y el listo la escribe. Las historias de amor surgen en las revoluciones, la lluvia amarilla en el campo rojo, tal y como lo pintaría Paul Gauguin. Al final, las guillotinas consiguieron más que las constituciones.

La maravillosa historia de Uno y Otro - Uno y Otro son dos hermanos, Uno es el primogénito, Otro es su sombra. El único instante de soledad que tiene Uno es cuando el Sol desaparece y Otro se retira a sus aposentos. Uno se enamora de Luna, Otro está enamorado de Uno. La lucha de gigantes está servida. Uno asesina a Otro, la Luna horrorizada por el acto decide no salir más. Las noches y los días de Otro son solitarias por no saber aceptar la dualidad de la fraternidad.

Amores Secos - Mantener el amor húmedo, con o sin mentiras piadosas. Elegir bien en las noches, no golpear el suelo con la cabeza y desatar la locura. No mantener las fotografías viejas, hacer nuevas cada día. La rutina no es la única opción en las relaciones sociales.

Nacimiento, vida y muerte de un revolucionario en dos acordes - El revolucionario nace, se hace y luego se vuelve conservador cuando observa que no puede cambiar el mundo. Vomita su propia revolución. Lo que antes era ilusión ahora se convierte en servidumbre. Lee los periódicos y observa atentamente las noticias evaluándolas y emitiendo un juicio digno de un niño de 3 años. Fuimos, somos y seremos rebaño.

*#16 - Todos tenemos un alter ego que a veces se nos apodera, en el escenario de la vida o en el de los sueños. La figura sombría de nuestros actos fallidos. Una pesadilla bipolar, un desdoblamiento de personalidad, una esquizofrenia paranoide en forma de actor de telenovelas. ¿Somos lo que queremos ser? Somos lo que fueron nuestros ancestros.

Puerto Hurraco - Las grandes mentiras de la sociedad occidental que hemos tomado como verdades irrefutables. Ponte la camiseta que quieras y píntate la cara del color prefieras. No estás preparado para matar.

Fumata Blanca - Habemus Papam, tenemos disco y qué mejor manera de terminarlo que con una jam psicodélica, con giros inesperados y gritos al infinito. No podremos cambiar la situación ni vender toda nuestra música, ni tan siquiera regalarla. Formamos parte de La Gran Mentira.

2 comentarios:

MANU dijo...

Ayer "caté" el disco. Al igual que los vinos, me vinieron aromas de Bumbury,de Héroes, de Ferreiro, de Santiago Auserón, etc.
El trago en copa de La maravillosa historia del uno y el otro me dejó un sabor exquisito. Las letras perfectamente tratadas y musicalmente se aprecia un bouquet con un aroma original original excelente.
Os deseo suerte en este mundo tan complicado y comercial (hoy dia).
Saludos.
M.Lozano

Diego Stabilito dijo...

Muchas gracias Manu, hay muchos más aromas...un poquito de Standstill, un poquito de Xoel López, un poquito de Havalina, un muchito de Bowie...de todo un poco. Un abrazo y gracias por prestarnos tus oídos!