27.11.09

Diario de Yo - Quemando las penúltimas naves


A lo largo de toda la carrera la única vez que me he sentido historiador es en el Archivo Provincial...y más que nada porque no he ido a ninguna excavación ni he hecho ningún estudio o investigación. El estar rodeado de testamentos, capitulaciones, inventarios con tantos años a sus espaldas hace que me sienta historiador. Aunque solamente me sirva para saber qué poseían y cómo se relacionaban entre ellos. Y es triste porque odio el trabajo de archivo, me parece aburrido y una jugada para que los profesores rellenen sus investigaciones con trabajo del alumnado. Capítulo aparte, es bonito rozar cada hoja del siglo XVI.
La actualización de antes ha sido un sin sentido, sin tiempo y sin maneras, mis disculpas. Hoy vuelve a tocar Sabina en Zaragoza (todavía no he degustado su nuevo disco, esto de ir en bicicleta a todos lados me resta tiempo para cumplir con mis obligaciones auditivas), también vuelven a tocar los Delirium Tremens y algún que otro grupo. Lo de esta mañana...pues creo que no va a cuajar, sin complicidad y sin ganas no soy capaz de hacer las cosas así que buscaré otra compañía más grata. Volveré a reescribir ciertas notas y echaré mano a algún que otro recurso. Saramago sigue presente y mi operación "saramagotizadora" está en marcha.
Vivo rodeado de rollos de cartón de papel higiénico, libros de arte egipcio y cables sueltos. Por suerte hay una cosa que nunca me abandona. Observen la agenda de hoy en http://www.aragonmusical.com/, sean libres, forniquen mucho e incluso si pueden hagan el amor. Llamen a amigos que no ven hace mucho tiempo, hagan concurso de escupitajos, beban hasta arrepentirse al día siguiente, dejen para mañana lo que no les apetezca hacer hoy. Hagan todo lo que esté prohíbido pero cedan el paso. La revolución no está muerta.


No hay comentarios: