26.3.05

El camino de la vida

Prometí no escribir nada de la vida del poeta Stabilito pero los acontecimientos que ocurren cada día hacen que se rompan las promesas más firmes, las relaciones más duraderas y hasta hacen que el diamante se quebre...
Su corta edad no le impide repasar los días pasados, haciendo ejercicio de una memoria de pez dibuja en su interior los fotogramas de situaciones, de personajes y de momentos que vivió y que su retorcida mente, la cual no atiende a objetividad alguna, quiere volver a sacar a la luz.
Su primer viaje a Tarragona en el que redescubrió al artista invisible, a su navaja, a sus fotonovelas enmarcadas y colgadas en la pared, al maldito caramelo de menta...
Sus conversaciones con el "Gran León" consistentes en prolongados silencios y monosílabos de afirmación o negación.
Su primera novia, su primer desamor, y sólo contaba con 4 años...Alejandra se llamaba.
Los primeros amigos: aquel que le dejó de hablar al crecer sus cuerpos y sus mentes , unas antes que otras, aquel que andaba todo el día colgado de cualquier estructura que soportara su peso o aquel otro que resulto ser el mejor y que comentaba que le habían robado el lápiz del "estruche".
Las largas tardes jugando a fútbol en la calle con 4 columnas de piedra haciendo de postes de madera, y las ventanas haciendo el papel de espectadores, "la multitud gritaba los goles"...
Luego vendría el cambio, la edad del pavo le llaman; el primer contacto con los senos de la vecina; el falso amor de la chica de ojos saltones que ofrecía su cuerpo y sus falsas caricias a cambio de traición y esperanzas que nunca fueron realidad; aquella gitana con la que intercambió más besos que palabras o aquella otra que intentó abofetearle en medio de clase...
No olvida tampoco a sus colegas del deporte, ni a los "blanquinegros" ni a los siempre recordados "molineros".
El fin del instituto, el curso repetido, la confusión que ya se le planteaba, bifurcación de caminos que no sabía dónde le llevarían.
La chica que le abrió los ojos, y finalmente Mea Lesbia...y sus besos, sus caricias, su sexo, las discusiones, los gritos, los abrazos e incluso las lágrimas, tendría que agradecerle tanto y no lo hace, es tarea imposible pagar ese amor.
El camino de la vida dió un giro inexplicable, una de esas cosas que la gente no sabe explicar el por qué de su origen. El mundo de los ordenadores trajo a los mejores amigos: al pequeño gran hombre, al chico que se quitaba las gafas por defender a un recien conocido, al grandote cristiano de más que dulces palabras...
Y ahora le queda el presente cercano, llamenle futuro, pero no lo digan muy alto; quizá la escritura, quizá la música y el nuevo mundo que le acompaña, o incluso puede que haya tomado el camino correcto investigando los fallos de la humanidad.
¿Quién sabe?

A todos los que están, a los que no están y alos que estarán.

4 comentarios:

2isone dijo...

Vaya mierda de texto

Diego Stabilito dijo...

uuuuuuuhhh...tranquilo no me tomo en serio las opiniones de mortales gracias x dejar su mensaje.

Sr_D_****** dijo...

Buenas reflexiones pequeño Reverte.

Enhorabuena.

2isone dijo...

SU ESPACIO DE PUBLICIDAD GRATUITA:

Diseño gráfico y web: 2isone design
Yamaha Aerox Compra una moto